Comunicado y llamamiento

Comunicado y llamamiento respecto de las “Estrategias para la implementación de las directrices de la OIE en tenencia responsable y control de poblaciones caninas”

Recientemente se dieron a conocer las Conclusiones finales elaboradas por el Taller organizado por SENASA y WSPA, datadas el 24 de noviembre de 2010. El objetivo es hacer cumplir los lineamientos de la OIE para el “control poblacional de caninos.”

El marco conceptual de discusión giró alrededor de la “tenencia responsable” y “las problemáticas existentes en el control poblacional de caninos”. La propuesta es la que corresponde a la base ideológica del bienestar animal: la regulación normativa de los llamados animales “de compañía” y la introducción de planes de “Educación Ciudadana de Tenencia Responsable” incluidos en “contenidos curriculares en todos los niveles de educación”. De esta manera, como es habitual, las ideas que sustentan los que emiten estas conclusiones −entre ellos Senasa, OIE, WSPA y sus miembros, Colegios Veterinarios, Facultades de Veterinarias y responsables de las áreas de salud gubernamentales−, acceden oficialmente a toda la población.

El principio general del bienestar animal es que los animales explotados para uno u otro fin son seres sintientes, inferiores a los humanos como para justificar su uso, pero no tanto como para ejercer sobre ellos un daño que no sea necesario (lo cual es un parámetro decidido por las necesidades de la explotación). Desde ya esta postura no reconoce ningún derecho moral a ningún animal no humano. Los principios generales, obviamente, se aplican a todos los animales no humanos explotados, y tiene especial repercusión en el área agrofarmacéutica.

La respuesta de gran parte de los defensores de animales en Argentina, habida cuenta de la postura contraria a la declaración de “no eutanásica” de un municipio o provincia que implementa este documento, ha sido de rechazo, incluyendo el de algunos (aparentemente ahora ex) miembros de la WSPA, que no parece que se hubieran indignado si la WSPA hubiese mantenido una posición anti-matanzas de perros sin hogar, aunque continuara con su conocida posición de uso “humanitario” de otros animales. Claro que esto no sería posible porque iría contra su propia posición, por lo cual asombra que no se haya tenido en cuenta esto antes de adherir a una membresía.

Lo que resulta de las Conclusiones propuestas es un conjunto de directivas de acción que significarán el manejo y control de los animales sin hogar en manos del SENASA y asociados, muy especialmente teniendo en cuenta las condiciones socio-económicas en que se desenvuelven estas biopolíticas sugeridas. Significará una matanza de animales “debido a” una lista de excusas que, llegado el caso, ningún defensor de los animales podrá corroborar. Así que será dudosa la posibilidad de que las matanzas se circunscriban a los casos “limitados” previstos por estas estrategias. Por otro lado, son conocidos los acuerdos entre ADDA, FABA y SENASA en relación a las Comisiones de Bienestar Animal para los mataderos, como así también el asesoramiento dado por la presidenta de FABA en el año 2004 a los mataderos de COTO, con proyecto de ley presentado al respecto. Corren en la misma línea de pensamiento y acción que en su momento hemos clarificado.

Adhieren a este documento las organizaciones que, aunque luchan contra el sufrimiento animal, lo hacen aceptando su uso y promoviendo la “solución” de matarlos para evitarles el sufrimiento. Por otro lado, la postura de adhesión a estas Conclusiones, por parte de asociaciones argentinas como ADDA, está de acuerdo a su historia. Sólo por citar un par de ejemplos, esta entidad dispuso un: a) Pedido de veto al Intendente de la Ordenanza aprobada por unanimidad en el año 1993, que desterraba la matanza de animales en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Instituto Pasteur), junto a otras entidades como SAPA y la Asociación de Veterinarios Especialistas en Pequeños Animales de la República Argentina y el Consejo Profesional de Médicos Veterinarios (logrando que se vetara); b) Informe producido en el año 1996 junto a representantes de diversas entidades veterinarias y de los departamentos de zoonosis, asesorando sobre cómo usar las cámaras de gas.

Otro objetivo prioritario de estas Conclusiones es ocuparse especialmente de controlar criaderos, asociaciones que nuclean criadores, refugios, exposiciones, paseadores, establecimientos veterinarios, tenencia de animales guía y de trabajo y asistencia, etc. Se fortalece así el uso de los perros para su venta para compañía, guardia, etc.

La “tenencia responsable” es un término que grandes organizaciones de bienestar animal acuñaron en su momento llevando a culpabilizar a las personas de un problema que sólo les atañe en parte a ellas, pero que en tal caso no se limita a la situación de los animales sin hogar. También se culpabilizó de esta manera a los que se debería haber protegido: los perros en situación de calle, a los que se señaló como transmisores de todo tipo de zoonosis y problemas. La representación del animal como portador de un “mal” o de un “problema”, es característica de la creación de una simbología que opera como metáfora educativa al servicio de determinados intereses. Esta fue la idea original de quienes impusieron el término “tenencia responsable”, surgido en EE.UU. y difundido por doquier. Acerca de las implicancias de la postura ideológica del Bienestar animal, hay suficiente dicho por nuestra parte. Basta con leer la Declaración del Bienestar Animal de la WSPA, quien pidió firmas de adhesión a la misma a través de su campaña: “Los animales importan.”

Porque los animales realmente importan es que nos posicionamos lejos de esta zona de violencia creada por quienes mantienen y quieren mantener el control de los animales. Si la educación es tan importante, como se deduce de estas estrategias, la que implementarán no será una a favor del respeto por la vida de los animales no humanos. Estos sectores son los que mantienen una barrera entre la animalidad humana y la no humana, que no vacilarían en tirar abajo si razones de índole económica lo favoreciera.

No deberíamos estar sorprendidos por estas Conclusiones. Tampoco deberíamos pensar que se ha dejado por un momento de matar animales sin hogar, a pesar de las Ordenanzas anti-matanzas que en los últimos años se consiguió en algunos municipios o provincias. La educación general, por motivos varios y más o menos conocidos, sigue en manos de los sectores bienestaristas. La ilusión de la cría y muerte “humanitarias” es la auténtica utopía que algunos de ellos necesitan que el público crea factible, mientras señalan como utopía a la clara postura de no usar animales transformando la relación que hoy se tiene con ellos, propia del movimiento por los derechos animales.

Este comunicado pretende no sólo rechazar la situación contingente que se ha presentado ahora, sino también tomar clara distancia de la postura del bienestar animal como ideología o como parte de la idea de que el regulacionismo es el campo de acción que sería útil a la obtención del objetivo abolicionista.

Necesitaremos de tu compromiso serio para defender a los animales no humanos. Te esperamos para la próxima tarea.

Por favor, si te parece provechoso para esta causa, hacé tuyo este comunicado adhiriendo al mismo. Juntos podemos más.

Ánima- Ética para los derechos animales.
1° de enero de 2011.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *